Endodoncia
Carie Avanzada (Toma la Pulpa)

Tratamiento de Conducto

Obturación

La endodoncia o tratamiento de conductos es el procedimiento por el cual se elimina la pulpa afectada de un diente, dañado o muerto y se sella el conducto. La pulpa es la parte profunda del diente y contiene vasos sanguineos y nervios, situandose en la parte central de la raiz y comunicando el diente con el hueso maxilar.

La endodoncia puede clasificarse en tres tipos:

  • Es unirradicular cuando afecta a un diente que tiene una sola raiz y por ello un solo conducto pulpar.
  • Es birradicular cuando afecta a un diente que tiene dos raices y por ello dos conductos pulpares.
  • Es polirradicular cuando afecta a un diente que tiene más de dos raices y por ello varios conductos pulpares.

En primer lugar se instaura la anestesia precisa, se prepara el campo operatorio y se aisla el diente. Se realiza la menor apertura dentaria posible para dejar expuesto el canal radicular y la pulpa dañada. Se extrae el tejido pulpar y se limpia y ensancha el conducto radicular con el instrumental y material adecuados. Posteriormente se sella el conducto perfectamente con un material termoplástico (gutapercha) y cemento. Puede ser necesario realizar radiografías de control en los diferentes pasos. De este modo el diente esta preparado para ser restaurado. Los dientes endodonciados pueden precisar la colocación de una corona con fines estéticos y funcionales.